Mi propio despacho

He decido montarme mi propio estudio, para trabajar en un ambiente seguro y que la creatividad fluya y fluya… suena bien verdad.

En primer lugar necesito una habitación con un gran ventanal, para que entre en la habitación mucha luz, y pueda trabajar más cómodamente. La luz es importantísima en un estudio, ya que de día, podemos estudiar y trabajar mucho más cómodamente en una habitación iluminada con luz natural. Así ayudaremos a nuestra vista sin forzarla tanto.

El mobiliario debe ser sencillo pero cómodo. La silla de trabajo debe ser ergonómica, para cuidar en todo momento mi postura a la hora de trabajar y no forzar la espalada en las largas horas de estudio o de trabajo.

Una mesa grande es otro elemento muy importante para mi estudio. A mí me gusta tener muchos papeles y accesorios de papelería por la mesa, por eso es muy importante que sea muy amplia y pueda colocarlos todos a la vez.

Unas grandes estanterías dónde guardar mis libros de consulta, y mis novelas y ensayos favoritos es también fundamental para tener un estudio como dios manda. Las puertas de las estantería serán puertas rápidas, para tenerlos todos ordenados alfabéticamente por autor y temática.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Decoración. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*