Soluciones de almacenaje

En la obra Manual de logística integral, los autores Jordi Pau i Cos y Ricardo de Navascués y Gasca definen el almacenaje como “aquella función logística que permite mantener cercanos los productos a los distintos mercados, al tiempo que, en colaboración con la función de regularización, ajusta la producción a los niveles de demanda y facilita el servicio».

Cualquier empresa necesita contar con una buena solución de almacenaje para ahorrar en tiempo y al mismo tiempo, ganar en eficacia. Dependiendo del sector al que pertenezca, requerirá de un sistema u otro, porque la gran variedad existente actualmente en el mercado ofrece soluciones a medida de cada uno y cumple con las necesidades de cualquier persona.

Las estanterías metálicas son, generalmente, la opción más viable gracias a su capacidad de almacenaje y resistencia. De todos modos, tampoco hay que descartar las entreplantas, que pueden alcanzar hasta tres niveles y están destinadas a todo tipo de cargas.

En el sector farmacéutico, por ejemplo, el dispensador de farmacias permite organizar el stock fácilmente. Los automáticos evitan que el boticario tenga que desplazarse a la rebotica y abandonar el mostrador.

En empleos donde se maneja mucha documentación, los archivadores permiten tener los papeles organizados. Del mismo modo, en los vestuarios donde se cambian los trabajadores, las taquillas ofrecen la posibilidad de guardar ropa y objetos personales, ya que son compartimentos individuales.

Esta entrada fue publicada en Almacenaje. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*